Utilizar la ética en las ventas significa, entre otras cosas, informar y adecuadamente al cliente / comprador acerca de precio, presentación del servicio / producto, condiciones comerciales. 

Ante esto las opiniones esta divididas, hay algunos vendedores que consideran que se debe ser generoso con la información que entregaremos, pero también estamos los que consideramos que el volumen y profundidad de la información debe ser analizada y valorada de acuerdo con las circunstancias del momento

El vendedor se mueve entre los intereses de la empresa y los del cliente, claro esta que estos no necesariamente han de ser compatibles, es en ese momento cuando el vendedor debe tener un comportamiento profesional, lo que lo hace ser sinónimo de sinceridad, transparencia y honradez.

Es te punto esta el centro de la situación

¿Debería dar toda la información al cliente aun que no me la solicite?,

¿Debería decir sobre las clausulas que no le favorecen?

O solo debería dar la información que el me solicite, la que lo pueda entusiasmar e impulsar a aceptar mi propuesta, claro teniendo en cuenta como lo he dicho anteriormente las circunstancias y el contexto del momento en que se esta realizando la relación de compra venta.

Casi ninguno de nosotros así seamos vendedores leemos en totalidad un contrato de prestación de servicios de telefonía móvil o como decimos parroquialmente “no leemos la letra menuda” información que podría llevarnos a tomar la decisión de no realizar la compra.

La relación empresa/ cliente se centra en la confianza. El cliente deposita toda su confianza en el representante de la empresa – el vendedor que lo atiende y a través de él se establece la credibilidad en la empresa, es por esto que es imprescindible actuar con ética en la venta.